Publicado: 4 de Octubre de 2017

Una lesión obligó a Djokovic, ganador de 12 torneo de Grand Slam, a dar por finalizada la temporada en cuartos de final de Wimbledon el pasado mes julio. El ex número uno, con Andre Agassi como entrenador jefe, incluyó en su equipo al argentino Badio y al entrenador italiano Marco Panichi. Se espera que ‘Nole’ regrese al circuito a principios de 2018. Este tiempo alejado de la vorágine del circuito le ha permitido, además, dedicarse por completo a la familia: su mujer, Jelena, dio a luz a Tara (la pareja ya tenía a Stefan, de tres años).

“Novak sufrió una lesión importante y lo prioritario es controlarla para evitar que se repita”, dijo Badio antes de añadir: “Necesitábamos tiempo. Este parón le ha venido muy bien, porque nos permitió trabajar con calma”, agregó.
Badio, un kinesiólogo (relacionado con el movimiento del cuerpo) y fisioterapeuta especializado en acupuntura y medicina china, dijo que confiaba seguir trabajando con Agassi. 

Badio, desde que emigró a Estados Unidos a los 22 años, no dejó de crecer y formarse, hasta ganarse un lugar de prestigio en el mundo del tenis. Vive entre Italia, Serbia y Montecarlo –donde reside Djokovic–. “Soy soltero y eso me permite estar a su disposición las 24 horas”, concluyó.